La NASA tiene una ‘cazadora de asteroides’ española

La astrónoma del IAC Julia de León participa en la misión Osiris-REx de la NASA, que enviará una nave el 8 de septiembre al encuentro de Bennu, un asteroide primitivo cuya superficie está cubierta con materiales similares a los que predominaban al inicio de la formación del Sistema Solar.
Se trata de la primera misión en la que la NASA envía una sonda para recoger muestras de un asteroide y retornar con ellas a la Tierra, algo que ya hizo hace una década la Agencia Espacial Japonesa con la misión Hayabusa y el asteroide Itokawa.

– Te puede interesar: Así se ve una supernova 

La investigadora detalla que la sonda de Osiris-REx orbitará alrededor de la Tierra tras su lanzamiento en septiembre para coger impulso gravitacional y dirigirse a Bennu, a donde previsiblemente se acercará en 2018.

Julia de León ha especializado su investigación en los asteroides y en particular en el análisis composicional de posibles candidatos para ser “visitados” por una misión espacial no tripulada, pues cuando se decide ir a un objeto de este tipo hay que tener toda la información previa disponible para diseñar la misión.
El objetivo es estudiar la composición, qué minerales hay en la superficie de esos objetos a partir del análisis de la luz que se refleja en su superficie.

– Recomendamos: Descubrimos el origen de los rayos cósmicos

Para ello se emplea habitualmente un espectrógrafo, instrumento que se acopla al foco del telescopio, y que dispersa la luz que llega del asteroide en longitud de onda en el rango que se desee observar (espectro).

El otro gran grupo de asteroides, al que pertenece Bennu, son los primitivos, más oscuros y difíciles de detectar desde la Tierra y compuestos de materiales más parecidos a los que había al principio de la formación del Sistema Solar al no haber sufrido tanto grado de calentamiento por encontrarse más alejados del Sol.

Al respecto, subraya la investigadora que todo lo relacionado con la presencia de agua en esos objetos es de muchísimo interés y de ahí la relevancia de las misiones planificadas para estudiar cometas y asteroides primitivos.

De hecho, Julia de León destaca que Bennu está compuesto sobre todo por carbono y muy probablemente por silicatos alterados por la presencia de agua.
Señala además que es un asteroide cercano a la Tierra, mientras que la gran mayoría están en el denominado Cinturón Principal, una especie de anillo entre Marte y Júpiter en el que se encuentran confinados.

Luego hay una población de asteroides con órbitas muy elípticas que salen de ese cinturón principal y se acercan a la Tierra, y que son los elegidos por proximidad y menor coste para enviar una sonda, con la excepción de la sonda europea Rosetta, que tardó 14 años en llegar a su objeto de estudio.

A partir del encuentro con Bennu la sonda hará varias fases de órbita y acercamiento al asteroide mientras toma imágenes con los instrumentos de a bordo hasta seleccionar el sitio donde el “brazo” de la nave recogerá el material.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *