Rule the World, el purasangre más rápido del mundo

El caballo Rule The World, montado por el joven jockey David Mullins, de 19 años, dio este sábado la sorpresa y se proclamó ganador del Grand National, la carrera hípica más popular del mundo.


Rule the World,
que no partía entre los favoritos para las casas de apuestas (33-1), superó en la línea de llegada, en un ajustado final, a The Last Samuri (8-1) y a Vics Canvas (100-1).

Tras un día de incesante lluvia sobre el emblemático hipódromo de Aintree, en Liverpool, la edición número 169 del Grand National comenzó a las 16:17 GMT, con los caballos Many Clouds, Silviniaco Conti y The Last Samuri como principales candidatos al triunfo final.

Many Clouds (8-1), que aspiraba a emular al legendario caballo Red Rum logrando su segundo triunfo consecutivo, llegó con opciones hasta la recta final, pero un error en el vigésimo séptimo salto le apartó de la cabeza y finalizó en decimosexta posición.

El caballo montado por el irlandés Leighton Aspell, ganador las dos últimas ediciones -con Pineau De Re y el propio Many Clouds, respectivamente-, y Silviniaco Conti dominaron la primera mitad de la carrera, con un recorrido de 7.114 metros y 30 obstáculos.

Desde las primeras vallas se fueron cayendo al suelo diversos participantes, pero ninguno sufrió lesiones de gravedad.

Silviniaco Conti (10-1), el ganador el último Ascot, pareció acusar la falta de experiencia en Aintree y se retiró antes de terminar la primera vuelta, en el salto 14.

A falta de diez obstáculos, el líder era Many Clouds, que parecía cumplir con los pronósticos, pero un error del jinete en el salto 27 dejó la cabeza de carrera a Rule the World, The Last Samuri y al sorprendente Vics Canvas (100-1).

Los 70.000 espectadores presentes en Aintree disfrutaron de un ajustado final, que no se decidió hasta los últimos metros, con Rule the World entrando en primera posición, seguido por The Last Samuri y Vics Canvas.
“Es increíble. No podría haber esperado que las cosas fueran a ir así de bien. La verdad es que todo funcionó a la perfección. Estoy honrado de que se me diera la posibilidad de montar este caballo”, dijo un exultante David Mullins tras la prueba.

“Todo el crédito es de Mouse (Morris, el entrenador). Apostó por mí, que nunca antes había ni siquiera caminado por la pista del Grand National. Es un genio y el mejor del mundo preparando un caballo para una carrera”, añadió el joven Mullins.

El dueño de Rule the World, el irlandés Michael O’Leary, consejero delegado de la compañía aérea Ryanair, aseguró tras la carrera que no tiene palabras y que un triunfo así en el Grand National “no sucede muy a menudo”.

“Estoy encantado por Mouse. Este caballo se ha roto la pelvis en dos ocasiones y él ha conseguido que siga compitiendo. David Mullins es un excelente jinete. La verdad, no tengo palabras”, explicó O’Leary.

El entrenador, Mouse Morris, dijo entre lágrimas que el de hoy es “el mejor día” de su vida: “Siempre confié en este caballo. Ha sido mágico, estoy encantado, me siento como en Disneyland”, declaró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *