Baja el número de pobres extremos en España

La tasa de personas que sufren privación material en España se redujo en 2015 hasta el 6,4 %, lo que pone fin al alza progresiva que se venía registrando en los años anteriores.
Un total de 2.936.000 personas padecían esta carencia en España el año pasado, según los datos publicados hoy por la oficina comunitaria de Estadística, Eurostat.
Esto quiere decir que estas personas tuvieron que vivir “en condiciones marcadas por la falta de recursos, como no ser capaces de pagar sus facturas, mantener sus hogares con el calor adecuado o tomarse una semana de vacaciones fuera de casa”, apunta Eurostat.
Las cifras muestran que la tasa que alcanzó España en 2015, un 6,4 %, se redujo en 7 décimas respecto al porcentaje registrado en 2014, un 7,1 %, aunque sigue por encima de las de 2013 y 2012, un 6,2 % y un 5,8 %, respectivamente.
De este modo, España experimenta con tres años de retraso la tendencia a la baja que se venía registrando de media en el conjunto de la Unión Europea desde que la privación material severa tocara techo en 2012.
Ese año, la tasa llegó al 9,9 % en el bloque, mientras que en 2015 había disminuido hasta el 8,2 %, lo que representa a más de 41 millones de personas víctimas de la privación material severa en suelo comunitario.
Las tasas varían notablemente entre los países, al pasar del 34,2 % de la población afectada por las limitaciones materiales severas que se registró en 2015 en Bulgaria (es decir, 2.468.000 personas) al 2,2 % de Finlandia (118.000 personas).
En términos absolutos, los países que albergan al mayor número de personas en esta situación son Italia con 6.982.000 personas, Rumanía con 4.886.000, Alemania con 3.974.000 (según datos de 2014, los más recientes que tiene Eurostat del país), Reino Unido con 3.904.000 y Polonia con 3.032.000.
Además, “las familias que tienen niños que aún son dependientes sufren más estas privaciones que los hogares que no tienen niños”, recalcó Eurostat.
El 8,3 % de las casas con dos o más adultos que viven con niños padecen estas limitaciones, frente al 6 % de las que no tienen menores dependientes.
Además, el 17,3 % de las familias monoparentales son “golpeadas” por la privación material severa, frente al 11 % de los adultos que viven sin niños, cifras que también muestran que los individuos que habitan solos sufren más que los hogares formados por al menos dos adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *